Un agente de la Policía Local de Almonte que se fracturó una costilla no puede darse de baja y debe permanecer activo para no perder el complemento de productividad  que es el 25% del salario.

Desde el Sindicato Profesional de Policías Municipales de España-Andalucía (Sppme-A) denunciamos la situación del compañero de Almonte que de haberse cogido la baja, hubiera perdido entre 1.000 y 1.200 euros  más los descuentos de la Seguridad Social.

Esta situación es un secuestro de los derechos sociolaborales de los trabajadores policiales. El hecho de permanecer activo este complemento solo beneficia al Ayuntamiento y supone tener un cuarto del sueldo a expensas de que el Ayuntamiento no se “enfade” o que los agentes sufran un accidente como está sucediendo ahora.

El nacimiento del hijo de este mismo agente también tuvo una penalización económica de 1.500 euros. Los dos meses de permiso de paternidad coincidieron con la mitad de agosto, septiembre y la primera parte de octubre y se le restaron de la nómina 1.200 euros del complemento, a los que se suma otra parte de la productividad estival.

Esta situación laboral precaria y penosa se produce porque el Ayuntamiento de Almonte no se ha acogido a las mejoras por incapacidad temporal, lo cual le hace perder al agente lesionado si se diera de baja, unos 400 euros de productividad de febrero y marzo.

Hay que decir que dicha productividad fue pactada con el fin de poder igualar el sueldo de la plantilla almonteña con el resto de plantillas cercanas, pero es un arma de doble filo, ya que si causas baja por incapacidad temporal la dejas de percibir.
 
Por ello desde este Sindicato luchamos por tener un sueldo digno y no depender de productividades algunas, ya que eso es pan para hoy y hambre para mañana.