El Ayuntamiento de Marchena pretende crear una falsa sensación de seguridad con una empresa de vigilancia privada

La Alcaldesa de Marchena ha sacado de su recurrente chistera a una empresa de seguridad denominada IRIS, que pretende utilizar, de forma improcedente, para diferentes funciones que son propias de su Policía Local.

La Sra. Romero persevera en su contumaz espiral de despropósitos, ilegalidades y cacicadas, que solo nos vienen a demostrar su incapacidad como gestora de lo público y su falta de respeto hacia todos los marcheneros.

En el día de ayer ha tenido la maquiavélica ocurrencia de involucrar, en el conflicto sindical que mantiene con los compañeros de la policía local, a una empresa privada de vigilancia de la vecina localidad de Arahal, con los que pretende garantizar la seguridad del municipio.

La primera edil marchenera con esta utilización miserable de esta empresa de dudosa, como poco, validez jurídica para realizar las funciones que se le asignan, por un lado pone de manifiesto lo poco que le preocupa la seguridad de su municipio, y por otro la grave problemática jurídica que puede conducir a la empresa y a sus empleados, de persistir la prestación de esos “supuestos servicios de vigilancia”.

Desde el SPPME-A queremos poner de manifiesto que esta nueva huida hacia adelante pueden acarrear incalculables consecuencias, que van a sufrir los ciudadanos de Marchena, de las que serán únicos y últimos responsables la Sra. Alcaldesa, y por supuesto los Empleados de la empresa IRIS SEGURIDAD.

Bien haría esta empresa en recomendar a sus empleados que las labores que desempeñen en las calles marcheneras sean adecuadas y procedentes con la legalidad vigente, y que no se presten a la manipulación interesada de la Sra. Alcaldesa que solo busca salvar una coyuntura de la que sólo ella es responsable.

Relacionado