Sección Sindical del Sppme-A Coria Del Río. 

Desde el Sppme-a se quiere denunciar que la labor de la Policía Local fue realizada por voluntarios y empleados municipales.

El sindicato mayoritario de Coria Del Río (Sppme-A) asegura que empleados municipales y voluntarios realizaron durante el desfile labores que competen a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, con el consiguiente riesgo para las miles de personas que presenciaron la llegada de Melchor, Gaspar y Baltasar.

El sindicato, que reclama desde hace varios años que se cubran las plazas vacantes de la plantilla de la Policía Local de Coria del Río, asegura que el dispositivo de seguridad durante la cabalgata, que requiere la presencia de al menos 15 agentes, únicamente estaba compuesta por 2 funcionarios policiales, los cuales, además tenían que atender las incidencias más relevantes de una población de más de 33.000 habitantes.

La labor de los voluntarios y empleados municipales no solo se limitaron a garantizar que las vallas de corte instaladas no fueran retiradas por terceros, sino que además realizaron funciones propias de Policía Local regulando y dirigiendo el tráfico con un silbato y una linterna con un cono o señalizando con las manos.

Aseguramos que el personal de Protección Civil no posee formación alguna en materias de regulación y control del tráfico, además de carecer de la condición de Agente de la Autoridad.

La utilización de este personal es consecuencia de la mala organización y la pésima gestión de la actual Corporación Política del Partido Andalucista y por la falta de Policías ante la reducción que ha ido sufriendo la plantilla estos últimos años, coincidiendo con la entrada del actual Alcalde D. Modesto González. Los voluntarios hacen una labor altruista y digna de reconocimiento, pero en este caso están usurpando las funciones de la Policía Local, provocando inseguridad, ya que no disponen de la formación específica para la regulación del tráfico, poniendo en riesgo a los ciudadanos.

El Sppme-A de Coria del Río denuncia que el Ayuntamiento no contó con ningún patrullero en el turno para encargarse del resto de servicios que nada tienen que ver con la salida de la Cabalgata. Esta dotación es totalmente insuficiente, puesto que un gran número de servicios que demanda una población de más de 33.000 habitantes se están dejando de atender por falta de personal.