Desde el Sppme-A queremos mostrar nuestro más sincero apoyo y esperamos su pronta recuperación a los dos Policías heridos por arma blanca en La Algaba (Sevilla) durante un altercado ocurrido esta madrugada.

Como bien decía Paul Auster, novelista estadounidense: “Si la justicia existe, tiene que ser para todos; nadie puede quedar excluido, de lo contrario ya no sería justícia”.

Adjuntamos la nota de prensa remitida por el Ayuntamiento de La Algaba publicada por EUROPA PRESS:

El Alcalde de La Algaba dice que la Policía tuvo que decidir entre su vida, la del supuesto agresor o la de la mujer

Uno de los policías será intervenido por múltiples fracturas y cortes y el otro ha recibido un “machetazo” en la cabeza

El alcalde del municipio sevillano de La Algaba, el socialista Diego Manuel Agüera, ha lamentado la muerte del hombre que se enfrentaba en la madrugada de este jueves a varios agentes de la Policía Local, que se encuentran hospitalizados y que pretendían reducirlo después de que su pareja sentimental le hubiera denunciado por violencia de género.

“Lo que está claro es que si hay que decidir entre la muerte del agresor o tu propia vida, la del compañero o de la inocente, los policías lo tuvieron que hacer, añade en declaraciones Europa Press Agüera, quien recuerda que se encuentra a la espera del informe policial.

Además, ha explicado que los policías que intervinieron se encuentran hospitalizados, después de que fueran heridos con un arma blanca, al parecer un machete. Uno de ellos está a la espera de ser intervenido al tener “múltiples fracturas y cortes en los ligamentos y en los huesos”, mientras que el otro agente herido se encuentra “bien dentro de la normalidad, aunque mareado”, ya que habría sufrido “un machetazo en la cabeza”.

De su lado, la pareja sentimental del presunto agresor, cuya hija se encontraba en el piso y fue quien dio la voz de alarma al 016 asegurando que “iba a matar” a su madre, está en estos momentos en casa de su madre, hasta donde se van a desplazar los técnicos del centro de información a la mujer municipal para poder atenderla.

“Lamento los hechos porque a ningún alcalde le gusta estar en candelero por estos hechos y menos ante la muerte de un vecino. Hay que lamentar la muerte, pero lo que está claro es que si hay que decidir entre la muerte del agresor o tu propia vida, la del compañero o de la inocente, los policías lo hicieron”, incide, señalando que ahora toca esperar al informe policial.